NUESTRA TIERRA Ribera del Arlanza

La tradición vinícola de la Ribera del Arlanza se remonta al siglo X.

Una altitud de 850 metros, climatología continental, precipitaciones entre 450 y 500 ml./año y una media de 2.500 horas de sol/año conforman un entorno límite que caracteriza a nuestras uvas y mostos.

 

Cepas plantadas en vaso con más de cuarenta años de antigüedad, crían uvas con hollejos gruesos, carnosos y acerados, que orfecen caldos de calidad, con gran concentración de antocianos y polifenoles. Aptos para elaborar crianzas y reservas.